Le gustan los tacos, especialmente las flautas de Jalpa; Escuchar música y hacer deporte.
Redacción | 01 de Octubre de 2018
Elías Barajas /
Elías Barajas /
Elías Barajas /
Elías Barajas /
Elías Barajas /
Elías Barajas /
Elías Barajas /

La mayor virtud de Alejandro Tello es que le gusta trabajar y no le gusta el glamour, ni llamar la atención, ni la ropa de marca y tampoco es un amante de la comida gourmet. Aún como gobernador del Estado pone todo su esfuerzo para ser un buen padre de familia, un buen hijo y un buen esposo.

“Soy tímido por naturaleza y me ha costado mucho trabajo ser un hombre público; como funcionario me sentía agusto, lo disfruté mucho y he puesto toda mi voluntad para hacer para vencer mi timidez”.

G&E estuvo con el Gobernador de Zacatecas para platicar de sus gustos personales, para conocer a la persona más que al funcionario y se encontró con un hombre sumamente educado y cortés con todos; accesible a las preguntas y dispuesto a complacer a Elías, nuestro fotógrafo, que le pedía que se parara, se sentara y caminara y luego, que repitiera una y otra vez el movimiento para que la fotografía quedara bien.
¿Cuál es su comida favorita?
Los tacos dorados de Jalpa; con esos me envenenan; pero mi desayuno favorito son los tacos del Kikis. En general como de todo. Una comida casera de tres tiempos es mi ideal. Sopa, arroz y un plato fuerte. Ahora soy poco carnívoro por consejo médico desde que tuve los problemas en los riñones. Y su bebida favorita es el mezcal. No el tequila, el mezcal, mezcal.

En medio de la plática recuerda su infancia. “Fui un niño bien portado, crecí en la calle Guerrero 133 y en la secundaria jugué mucho en mi barrio, el de San José de la Montaña y, desde luego, mi aspiración de niño era ser como mi papá, Salvador Tello”.

Cuenta también su gusto por los perros. De niño tuve labradores, que se murieron de viejos y ahora en mi casa hay perros, conejos, ranas y tortugas.
¿Cómo es el gobernador Tello como papá?
Me hice el propósito cuando asumí el cargo de cumplir con mi responsabilidad de papá; no dejar a mis hijos a la deriva. Todos los días yo los llevo a la escuela, les reviso las tareas y en cuanto a disciplina, la estricta es la mamá.

Alejandro Tello siempre está escuchando música. Le gusta todo. Prefiere la música clásica cuando está en la oficina y sus intérpretes favoritos son Neil Diamond, Bruce Springsteen, Imagine Dragons y de mexicanos Vicente Fernández y obviamente Pepe Aguilar. También es deportista. De más joven jugó mucho básquet ball y ahora juega golf, nada y camina.

“La verdad es que lo más me apasiona son los vehículos todo terreno. Mi primer Jeep lo tuve hace 16 años cuando me casé. Participo en “jeepeadas “por gusto y porque eso me permite convivir con mi familia. Es una actividad para todos y también, porque me acerca a una de mis pasiones, el campo”.

¿Qué le gusta hacer? ¿Qué aficiones tiene?
Muchas. Debido a que me encanta el campo me gustaría estudiar agronomía o mecánica automotriz. Me gusta trabajar y me imagino haciendo muchas cosas.


¿Cómo es su matrimonio?
No soy una persona de choque ni impulsiva, para que haya un pleito se necesitan dos y yo no soy el dos nunca. Cistina y yo nos llevamos bien aunque como en todo matrimonio hay discusiones. El mío es un matrimonio estable.

¿Qué hará Alejandro Tello cuando deje el Gobierno?
Por respeto a quien llegue y sobre todo por respeto a los zacatecanos estaré unos años fuera de Zacatecas. Pero haré lo que más me gusta, trabajar fuera de la política, es probable que vuelva a la vida de empresa que tanto disfruté cuando estuve en ella y sin duda me gustaría hacer algo relacionado al campo.

"Los tacos del Kikis y las gordas de El Pegaso han estado presentes en mi vida desde hace muchos años."

"Todos los días llevo a mis hijos a la escuela y les reviso las tareas"

"Tengo un matrimonio estable, con buena relación donde todo se puede platicar"