icoCab
menuheader
etCol
¿Implosión?
pen Arturo González | 29 de Noviembre de 2018
Gerardo Oyervides /

En el mundo de los negocios nos suelen contar de forma general, que todo lo que tiene que ver con marketing es de cara al exterior de la empresa, que la mercadotecnia atiende consumidores y proveedores.
En una de las conferencias más importantes  que el padre del Marketing ha dictado, ha mencionado que los clientes van más allá del exterior, para el Sr. Philip Kotler, los clientes son los empleados, los proveedores, los accionistas, los consumidores y la comunidad. 
Kotler invita a orientar los esfuerzos de los negocios hacia la atención al cliente. Ahora que conoce que los clientes van más allá de sus compradores, debe comprender que al nutrir la cultura de la empresa, se genera estabilidad para que las actividades propias de la misma se realicen.
Una de las aristas que aborda la atención de públicos internos se llama “Endomarketing”, décadas atrás le denominamos “Cultura Organizacional” en términos administrativos. Ambos conceptos se basan en propiciar entornos sanos para el desarrollo de las actividades laborales, los puntos más importantes son: sentido de pertenencia, salud y seguridad en el trabajo,  mejora continua, trabajo en equipo, convivencia y esparcimiento.
Cuando una empresa va mal, suele cuestionar la manera en la que está dirigiéndose a sus compradores, analizan si la campaña publicitaria es la correcta en formatos, horarios y contenidos. El problema es que antes de publicitarnos en los medios tradicionales, digitales y alternativos, el diagnóstico debe enfocarse en los clientes que ha enumerado Kotler, si no, caemos en parcialidades, y ante las parcialidades nunca habrá lecturas panorámicas.
El motivo de la columna se basa en el poder que tiene detonar la mejora desde adentro, “implotar” es un una “explosión” hacia las paredes internas de los negocios, le comparto algunas actividades o ramas que le pueden ayudar a conseguirlo: 
La investigación tiene que tener recursos asignados, si desea despegar, tiene que ponerse las alas.
Convivir más allá de “con-beber”, somos un país pachanguero, sin embargo, promover solamente las convivencias que tienen como centro el alcohol, lejos de detonar beneficios, propicia problemas en cadena.
Dueños ricos y empleados pobres, es una de las tantas paradojas que ponen en evidencia las filosofías empresariales, otra es pensar que te tienen que pagar por “existir”. La corresponsabilidad es una realidad en los negocios, lo que no se vale es fabricar abismos cuando se trabaja en una misma misión.
La capacitación es uno de los pilares para dotar de calidad, cuando hay entrenamiento se pasa de un negocio de productos a uno de servicio.
Es en el servicio en donde Philip Kotler nos invita a trabajar, pues dice que el mejor análisis es asumirnos como compradores de lo que ofrecemos, ir cambiando lo incorrecto hasta el punto tal en que amemos nuestra propia empresa.