icoCab
menuheader
etCol
La mejor versión de ti misma
pen Hilda Bonilla | 01 de Marzo de 2019

 

Tu mejor versión es ese punto en el que brillas con luz propia, en el que te sientes con un gran equilibrio interno y en el que se nota también por fuera. Pero, esta no llegará a base de ser la mejor en tu trabajo ni de matarte entrenando horas en el gym, ni se trata de solo mejorar tu imagen física o comprando ropa, tu mejor versión la logras cuando te sientes a gusto contigo misma, satisfecha, plena, tranquila; porque te conoces bien y te aceptas tal y como eres. Y eso pasa por aprender a potenciar tus virtudes y a controlar tus defectos, a gestionar tus emociones y a confiar en ti misma.

No hay que tener prisa, es un proceso largo, alcanzar tu mejor versión no es una meta que consigas en un día, hay que esforzarse por mantenerla siempre y debemos de aprender a querernos mucho dejando de lado el perfeccionismo y el exceso de auto-exigencia y saber que aunque seamos mejorables, ya somos perfectas tal y como somos. 

El primer paso es tomar la decisión de querer cambiar y mejorar en todos los aspectos, si cambias tu, cambia todo.

Arréglate y vístete para ti, tu imagen Influye en tu estado de ánimo, en tu humor, en tu confianza, seguridad y en tu autoestima, ayúdate a alcanzar todo lo que te propones valorándote y sintiéndote feliz contigo misma.

Deja de obsesionarte con los puntos débiles de tu cuerpo y presta más atención aquellos de los que te sientes orgullosa. Puede que tengas algún kilo de más, algún centímetro de menos, que tus caderas sean voluminosas, que no te gusten tus brazos, pero ¿qué pasa con tus increíbles ojos verdes, tu sonrisa, tu cintura marcada o espectaculares piernas? Sácale provecho a todo eso que te encanta de ti y lleva la atención hacia esos puntos.

No te escudes en la falta de tiempo, para no lograr ser tu mejor versión. Son solo excusas con las que podrás engañar a los demás pero no a ti mismo. Si lo deseas de verdad encontrarás la forma de ir al gimnasio, de cuidar de tu piel y tu alimentación, de ir al psicólogo, meditar y de invertir en ti.

El camino no será fácil, todo depende de tu actitud y de las ganas que le pongas a descubrir tu verdadero potencial. Recuerda que las cosas no llegan solas, hay que hacer que sucedan.