icoCab
menuheader
etCol
Mamá con estilo.
pen Hilda Bonilla | 10 de Mayo de 2019

Hay algunos tips para ser una mamá a la moda que son muy fáciles seguir. Ellos, te harán salir de la ropa holgada y deportiva para convertirte en la mujer en tendencia y arreglada que mereces ser. Recuerda que la maternidad te hace mucho más bella y empoderada, por lo que debes reflejarlo al mundo exterior.

Lo formal con lo informal combina muy bien.

Combinar piezas informales y cómodas con algunas un poco más elaboradas, te hará lucir espectacular en el día a día.

La combinación por excelencia es: camiseta unicolor, vaqueros y blazer o chaqueta. Vestida así es imposible que luzcas desaliñada. Dependiendo de las tareas del día o la ocasión, puedes utilizar zapatillas deportivas, bailarinas, botas o zapatos de tacón.

Adquiere prendas básicas.

Esto es indispensable. Primero porque el gasto en prendas de vestir será mucho menor. Las prendas básicas combinan con todo y puedes utilizarlas muchas veces de formas distintas. Además, son atemporales, así que te durarán muchísimo en tu armario sin necesidad de hacer gastos infinitos cada temporada. (Camisas, playeras, jeans, vestidos a la rodilla).

Compra accesorios en tendencia.

Más allá de ropa costosa en tendencia, es preferible que compres accesorios a la moda ya que son más económicos. Así como combina ser mamá y estar a la moda, ellos combinan con todas tus prendas básicas.

Estilo navy.

Este estilo es realmente cómodo y nunca pasa de moda. Por lo que, si no tienes mucha idea de cómo ser una madre a la moda, es el ideal. Además, es realmente cómodo y muy fácil de armar.

La ropa deportiva es para el gimnasio.

Si luego de dejar a tus pequeños en la escuela, no vas al gimnasio, entonces no hay necesidad de llevar ropa deportiva. En definitiva, uno de los tips para ser una mamá chic, es no llevar este look de gimnasio las 24 horas del día.

Utiliza ropa de tu talla.

¡Olvídate de la ropa grande! Es común que las madres sigan utilizando aquello que compraron cuando estaban embarazadas, o que adquieran piezas muchísimo más grandes por “comodidad”. Lo cierto es que te sentirás muy bien con prendas de tu talla. Además, lucirás más arreglada.

Si la maternidad te ha regalado unos kilitos de más, no quieras ocultar nada tras atuendos grandes, ellos sólo te hacen lucir más ancha. Siéntete a gusto con tu cuerpo así eres hermosa.