Norma, en pro de una vida saludable
Karla Padilla | 13 de Abril de 2018
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /
Gerardo Oyervides /

A sus 26 años de edad, Norma Guardado López es una joven comprometida con el bienestar personal y social a través de la nutrición con su blog Momis no está a dieta.

Desde Facebook, Instagram y Youtube, Norma busca transformar los hábitos de sus seguidores mediante contenidos que los motivan a logar sus objetivos y alcanzar una mayor consciencia sobre su cuerpo.

Es licenciada en Comunicación y Medios Digitales por el Tecnológico de Monterrey y actualmente cursa el tercer cuatrimestre de Nutrición en la Universidad Cuauhtémoc, en Aguascalientes, así como un diplomado en Cocina Consciente.

Motivada por su propio estilo de vida y sus ganas de ayudar a la gente, decidió formarse como nutrióloga y a la par, combinar sus estudios profesionales para generar un mayor impacto.

“Mi sueño es poder educar a un número importante de personas para que tomen buenas decisiones con su alimentación que los ayuden a tener una vida más sana, más feliz, más activa”.

“Quiero que sean conscientes de lo que representa su cuerpo y que en determinado momento, ya no tengan que llegar a un consultorio con una enfermedad que se provoque precisamente por malos hábitos”, compartió.

Día a día, Norma comparte en sus redes sociales sus rutinas de ejercicio y los alimentos que consume tanto en casa como otros espacios, demostrando que una vida equilibrada y saludable es una elección personal.

Comparte que ha visto los frutos de su proyecto en mensajes y testimonios de seguidores de México, Colombia, España y Estados Unidos, que aseguran que con su actividad en redes sociales los ha ayudado a cumplir propósitos como bajar de peso además de prevenir y controlar enfermedades.

“Sé que la respuesta ha sido buena porque lo he hecho todo con el ejemplo, porque he sido congruente y porque transmito lo fácil que es llevar buenos hábitos en cualquier lugar”.

Su familia y sus amigos han sido un punto clave para el crecimiento de Momis no está a dieta, ya que siempre le han demostrado su respaldo y contribuyen con ideas y consejos.

“En mi casa siempre ha habido un balance entre salud emocional y física. De mi mamá sigo aprendiendo que la vida no es como la esperas, que no hay un plan establecido, y mi papá me demuestra cada día que lo que pase por mi mente es capaz de hacerlo mi cuerpo”.

“También mis hermanos y mis amigos siempre están ahí motivándome para vencer mis miedos y alcanzar mis sueños”.

Para ella, la nutrición es una forma de sanación para el ser humano, especialmente en la cultura mexicana.

“Nuestros antepasados veían la alimentación como una conexión espiritual, con Dios y con la tierra. Al comer comida empaquetada y al no tener la fortuna de preparar nuestra propia comida, nos estamos perdiendo esa parte del amor a la gente y a nuestros alimentos”.

A futuro, planea escribir un libro y seguir preparándose para convertirse en conferencista y viajar por el mundo transformando hábitos que permitan a todos cumplir sus sueños como ella lo ha hecho hasta ahora.