Trends

Los rituales fúnebres más extraños del mundo

Tradiciones que dan escalofríos

Por: Redacción | 16 de Octubre de 2020

 

Un entierro celestial en el Tíbet 

Los budistas tibetanos no creen en la resurrección, ellos creen en la reencarnación y la vida eterna, para ellos el cuerpo humano es solo un cascarón vacío. Los budistas ofrecen el cuerpo de los fallecidos a los buitres. Un sacerdote, con un hacha ceremonial corta en trozos pequeños el cuerpo del difunto. Después abandonan los cuerpos en lugares especiales para que sean devorados por aves, según los tibetanos al ser ofrecido el cuerpo a otras formas de vida, puede estar en contacto con los ciclos de la naturaleza. 

 

Una extraña sopa en el Amazonas

En el Amazonas, la tribu Yanomamö, con gritos, actitudes de enfado y sollozos anuncian la muerte de un pariente, es ahí donde da inicio el ritual. el fallecido pasa a ser incinerado, pues se cree que la vida es arrebatada por un espíritu maligno que fue enviado por algún chamán. Durante un año, las cenizas son guardadas y después los familiares las consumen en una sopa para enviar el alma al paraíso.  

 

Madagascar e Indonesia se ponen a bailar

Cada siete años, la etnia Malgache celebra el Famadihana, consiste en un rito fúnebre que consiste en retirar a los muertos de sus tumbas, enrollarlos en nuevos sudarios y llevarlos a danzar. Al terminar el baile, los familiares tienen la oportunidad de convivir con los cadáveres, pidiéndoles consejos mediante oraciones secretas o simplemente acariciarlos. Este ritual finaliza cuando varias personas toman los cuerpos y los lanzan por los aires, guiandolos hacia las tumbas donde serán sepultados otra vez y así quedar otros siete años en descanso.

 

Los muertos dan poderes sobrenaturales en la India 

Una secta hindú llamada Los Aghori viven en extrema meditación y espiritualidad. Una de las prácticas más extrañas y realizada por esta secta es el canibalismo, pues se cree que el consumo de la carne humana otorga poderes sobrenaturales y beneficios físicos para evitar el envejecimiento. Ellos consumen la carne cruda de los muertos que flotan en el río Ganges y también suelen beber el agua del río usando cráneos, con la certeza que serán beneficiados con poderes mentales superiores.  

 

La amputación de las falanges en Papúa- Nueva Guinea

En el Valle de Baliem, vive la etnia Dani, uno de sus rituales más extraños es el relacionado con la muerte. Como muestra del dolor que sienten por la pérdida de un familiar, los miembros de la tribu, en especial mujeres y niñas se amputan uno o varios dedos de la mano. El número de dedos amputados es decisión del sacerdote. Se ata un trozo de cuerda de cáñamo alrededor del dedo para que quede insensible, tras la separación se realiza una cauterización para que quede forma parecida a la yema del dedo. El ritual finaliza al colocar en el difunto un collar hecho con los dedos de los familiares para después ser sepultado. Este ritual fúnebre era practicado con la idea de alejar al espíritu del cuerpo sin vida.