Trends

EL BAILE MÁS POLEMICO EN LA HISTORIA DE MEXICO

El baile de los 41

Por: Redacción | 17 de Noviembre de 2020

La madrugada del domingo 18 de Noviembre de 1901, un gran y sonado escándalo estalló en la Ciudad de México en pleno centro de la capital.  

En una casa marcada con el número 4 de la calle de la Paz, la policía irrumpió en una fiesta privada donde se encontraban 42 hombres, en su mayoría de familias aristócratas, bailando entre sí.  Un gran escándalo debido a la época, 19 de los 42 hombres vestían de mujer y en una de las recámaras, se encontraba un joven identificado como “Bigotes Rizados”, decían que fue el premio de una “rifa” entre los asistentes.  

Por parte de la prensa hubo burlas homofóbicas, rumores y leyendas sobre “ La aristocracia de Sodoma”, como llamó a todos los detenidos el periódico El Hijo de Ahuizote. Otro publicación, aseguraba que “Todos eran pollos gordos, algunos riquillos que la portan; criados en paños azules”, además reveló que pretendieron huir para quitarse los vestidos,  pero la policía no dejó salir a ninguno de los 42. “No daremos a nuestros lectores más detalles por ser en sumo asquerosos”, detalló la publicación.  

 

EL YERNO INCÓMODO DE PORFIRIO DÍAZ

Entre los detenidos y vestidos de mujer, se encontraba Ignacio de la Torre, yerno del presidente Porfirio Díaz, casado con Amada Díaz, su hija mayor y la más consentida. Aun cuando los reportes de la prensa insistían en que los detenidos eran 42, al paso de los días la cifra se ajustó a 41… “el que desaparece de la lista, compra su libertad a precio de oro y huye por las azoteas, es don Ignacio de la Torre”.

Porfirio Díaz siendo presidente,  intentó acallar el escándalo, pero los chismes llegaron hasta los oídos de su hija por su propia boca, ya se decían cosas de Ignacio, incluso se dijo que se enamoró de Emiliano Zapata tras haber trabajado con él.  Eliminada la presencia de Ignacio de la Torre, aquella fiesta de los 42 se convirtió en “El Baile de los 41”, y atravesó el tiempo como el episodio que descubrió la homosexualidad en la Ciudad de México.

 

Los 41 tuvieron un peculiar castigo, barrer las calles vestidos de mujer, como los habían encontrado, después fueron “expulsados” y trasladados a la cárcel de Belén en Yucatán, donde tuvieron que involucrarse al servicio militar, a pagar con trabajos forzados y con la posibilidad de ser llamados a combate en caso necesario. No todos fueron expulsados, solo 19, es seguro que 22 o 23 víctimas de la redada compraron su libertad.  

En adelante, el tema alimentó ensayos y crónicas que repasan el clima homofóbico que predominó durante mucho tiempo en la capital del país y todavía en muchos estados.A propósito del “Baile de los 41”, hay una placa conmemorativa en el Centro de la Ciudad de México. Es una placa de desagravio y en ella se afirma que esa redada de 1901 inaugura de alguna manera la defensa de los derechos civiles de los homosexuales en México. Una batalla que ha sido larga y todavía no concluye.